Esta es la entrada de la librería. Una fachada preciosa como podéis comprobar.
Lello e Irmão no siempre tuvo la apariencia con que la contemplamos hoy: fue el arquitecto Francisco Xavier Esteves quien dotó a la librería de su aspecto actual.