Librería Pérez Galdos por dentro.